Thursday, June 30, 2005

Presencias virtuales

Dicen que el mejor amigo del hombre es el perro, yo me atrevería a decir que quizás sean los zapatos, nos adaptamos tan bien que nos es difícil desecharlos, se convierten en una extensión de nuestros andares, son un registro fiel de los caminos recorridos.

Podemos hablar de los zapatos como una presencia virtual. El sólo hecho de ver un par nos refiere inmediatamente a una persona, a un hombre, una mujer, un niño, una anciana. No necesitamos ver al individuo para crear una imagen en nuestro cerebro de quien los ha usado. Presencias virtuales, es una propuesta de instalación en espacios abiertos y/o cerrados que parte de esta idea.

Esta instalación consiste en el agrupamiento ordenado de zapatos en un determinado lugar que simularán la presencia de sus dueños. Se pretende entablar un diálogo con el público y con el espacio simbólico, para reflexionar tensiones de orden social, económico, geográfico, y por supuesto, de verdad poética y resonancia metafórica. El carácter de la obra lo determina lo que el grupo quiere expresar, así como la intención y el lugar donde se ubicará, y la disposición que de éstos se haga.


La primera propuesta para desarrollar el proyecto se hizo en colaboración con la Escuela Secundaria Técnica 31, a través del profesor Carlos Enrique Hernández, quien fue el enlace de una servidora con los alumnos del plantel. Los muchachos fueron convocados a realizar un par de zapatos y la respuesta fue muy buena, se reunieron alrededor de 700 pares.

El planteamiento original contemplaba el préstamo de zapatos por parte de los estudiantes, mismos que al final del proyecto serían devueltos a sus dueños, pero para evitar extravíos y el diseño de una logística compleja, se propuso la elaboración de modelos en fomi (lámina eva) siguiendo plantillas de construcción que se entregaron a los interesados. Esto le dio un carácter aún más efímero y virtual a la instalación, enriqueciendo a la vez la expresión individual ya que cada estudiante escogió los colores y detalles, lo que querían decir con ellos.

Los estudiantes de secundaria suelen ser un sector de la comunidad poco escuchado, contradictoriamente a la gran necesidad de ellos de hacerse ver, de tener la atención de su entorno. En este caso no hubo un discurso elaborado, se trata más bien de una expresión de vitalidad, de energía desbordante, puede pensarse en un grito para que los volteen a ver, un grito que dice: “Aquí estoy, mírame”.

9 comments:

Suebob said...

Es una obra de arte muy interesante y hermosa.

Viva!

Anonymous said...

Muchas gracias por deserrollar este proyecto con los chavos de la 31. es para mi un verdadero placer que una artista visual de tu nivel se acerque y colabore en esta escuela pública para mostrar su trabajo y motivar a los chavos a entrar en un terreno profesional de artes visuales desde su propia escuela. se que el trabajo fué muy duro pero todos quedamos encantados. muchas gracias. Prof. Carlos E. Hernández

XMala said...

Me encanta

XMala said...

No has tabajado antes en españa?

Laurence said...

Hola Gloria !

Ese trabajo es magnifico, me gusta mucho y es muy interesante, no conozco eso en Francia !

Dilaca said...

Original por demás!
Me dejarías sugerírselo a mi volega profesora de Artes Plásticas?
Hace tiempo que le doy importancia a los zapatos ya que son testimonios de épocas, usos y costumbres.
Siempre busco el diseño para los mío e incluso solía pedir a un zapatero que me reforme los que compraba según el toque que quería darle.
Ahora, muerto ese zapatero, desespero por aprender cómo forrar calzado para reciclar los míos.

Anonymous said...

Si arriba mi Profe Carlos.
Atentamente: Tec. 31

Luneri said...

Muy interesante tu trabajo! No había tenido tiempo de leer tu blog, pero me agrada mucho. Saludos

Fernando said...

No sé de qué trata este blog, pero llegué por casualidad a tu foto y sos realmente muy hermosa, Gloria. Lástima que México quede tan lejos. Besos de un admirador argentino. Mi mail es: elrayoinvasor@hotmail.com